top of page

¿Cómo incluir lo aprendido en tus clases de yoga a tu día a día?




El yoga es un estilo de vida, una filosofía, que implica mucho más que practicar posturas o respiraciones. Las personas que asisten a nuestro centro de yoga en Sant Adrià descubren cómo esta disciplina aporta la calma mental necesaria para ayudarnos a vivir de forma plena y consciente.


 

CÓMO EL YOGA TRANSFORMA TU VIDA

Muchas personas se inician en la práctica del yoga para combatir la ansiedad y el estrés, para aliviar problemas de espalda o para conseguir más flexibilidad. Las razones son lo de menos.


Lo importante es que a partir de la primera clase de yoga comienza una transformación personal, casi imperceptible al principio. Poco a poco, ganas fuerza y flexibilidad, mejora tu capacidad respiratoria, aprendes a escuchar tu cuerpo y a gestionar tus emociones.


El filósofo hindú Patañjali definió los ocho pasos en el camino del yoga:


  1. No violencia

  2. Autodisciplina

  3. Asanas (posturas)

  4. Pranayama (respiración)

  5. Recogimiento

  6. Concentración

  7. Meditación

  8. Conciencia total o iluminación


El objetivo del yoga es llegar al último paso, algo que pocas personas consiguen. Sin embargo, el yoga tiene un efecto transformador que puedes llevar a tu día a día.


 

5 FORMAS APLICAR CONSCIENTEMENTE EL YOGA EN LA VIDA DIARIA

Muchos elementos del yoga se pueden aplicar de manera consciente y sin esfuerzo en la vida diaria. Aquí tienes cinco ejemplos.


 

1. Respiración consciente

Por la mañana o por la noche, puedes practicar unos minutos de respiración consciente tal como has aprendido en tus clases de yoga. En posición sentada y con la espalda recta, comienza a respirar por la nariz, apoyando el índice y el corazón entre las cejas. Tapa cada orificio nasal alternativamente al inhalar y exhalar y observa cómo tu mente se calma.


 

2. Céntrate en el momento presente

Estar en el presente es una excelente manera de calmar la mente, ya que se olvida el dolor del pasado y la angustia por el futuro. Puedes hacerlo al mismo tiempo que practicas la respiración consciente o, simplemente, cerrando los ojos y sintiendo tu respiración en el momento que lo necesites.


 

3. Practica asanas y estiramientos cada día

En casa o en el trabajo, en la esterilla o en una silla. Los estiramientos y asanas que has aprendido en clase de yoga te servirán para reconectar contigo mismo cada mañana o cada noche. Los estiramientos en la silla del trabajo son de gran ayuda para combatir el sedentarismo y mejorar la flexibilidad.


 

4. Muestra gratitud por ser y estar

La gratitud es un aspecto esencial en la práctica de yoga. Tan solo requiere que dediques unos minutos al día para agradecer lo que tienes y lo que eres. Este gesto te llenará de bienestar, paz interior y positividad. Es una excelente forma de alejarte de los pensamientos negativos que se apoderan de nosotros.


 

5. Dedica un tiempo a la meditación

La meditación aporta numerosos beneficios para la salud mental y física. Su práctica es una de las mejores herramientas a tu alcance para combatir el estrés. Simplemente, siéntate en silencio y con los ojos cerrados. Durante cinco minutos, conecta con tu respiración y trata de estar en el momento presente, alejando el resto de pensamientos.


Con estos consejos puedes comenzar a incluir lo aprendido en nuestro centro de yoga en Sant Adrià y trasladar los beneficios del yoga a tu día a día.


Si te ha gustado este post sobre "¿Cómo incluir lo aprendido en tus clases de yoga a tu día a día?" seguramente también te interesará...



2 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page